EN LOS NEGOCIOS Y EN EL AMOR

Empieza a Escuchar

Los negocios y el mercadeo son muy parecidos a las relaciones de pareja, hay acercamiento, coqueteo, cortejo y mucha investigación.

Cuando alguien nos llama la atención, bien sea por su físico, su voz, su forma de ser, su inteligencia, comenzamos un proceso de recolección de información para definir si realmente es el tipo de persona que nos llama la atención e incluso si hay posibilidades de que a esa persona le lleguemos a interesar.

Recogemos información mediante la observación, pero también buscamos fuentes que nos muestren más sobre su mundo y allí aparecen los amigos y amigas; aunque en estas épocas de redes sociales, ese universo nos permite tener acceso a mucha información.

Una vez tenemos algo de información y decidimos que somos interesantes para esa persona, procedemos a hacer contacto y mostrar nuestro interés. Así mismo funciona el mundo de los negocios, por eso es tan importante recoger información sobre nuestros clientes, tanto potenciales como actuales.

Aquí te dejamos dos grandes tipos de información que puedes guardar:

Los datos: Los datos son toda lo que se puede contar, edad, género, promedio de compra, artículos que más consume, edad, etc.;

Las historias: Es toda esa información tipo novela que conocemos sobre nuestros clientes, sus gustos personales, estado civil, destinos de viaje, dramas y angustias, equipo de fútbol favorito, estado de salud, y toda la que se deriva de nuestras pequeñas conversaciones o de la investigación que recogemos por redes sociales.

Esa información es el corazón de nuestro negocio, nos va a permitir construir una mejor aproximación a nuestros clientes y de esa manera vamos a ser mucho más útiles y llegaremos a su mente, bolsillo y corazón.

Texto escrito para el Banco W.

Léelo aquí

Join the discussion