EL DINERO NO CRECE EN LOS ÁRBOLES

Empieza a Escuchar

Un día al pasar por un parque ves a un grupo de niños alrededor del carro de los helados, pasan niños todo el tiempo hablan con el heladero él les sonríe y les da helados, muchos helados todo el tiempo y, recuerdas que cuando eras pequeño hacías lo mismo y el de los helados era un sonido muy especial para ti.

Al llegar a su casa ves a tus hijos en el celular, tu pareja conversa con tu suegro por videollamada y tú solo buscas el sofá para ver alguna película que te aleje del día tan duro que tuviste y de repente las dos ideas se unen.

¿Qué tal vender helado por internet? A todo el mundo le gusta el helado, podrías tener una gran nevera con helados hechos en casa y los transportas en una nevera de icopor para que las personas puedan tener helados todos los días en casa, deliciosos y naturales.

Foto de Kamaji Ogino en Pexels

Hasta allí todo muy bien, la idea ha llegado como un rayo y ha llenado tu mente de mil ideas para hacer que todo funcione.

Al día siguiente decides continuar con el sueño y comienzas a escribir el plan de negocio, piensas en todas las cosas que necesitas, neveras, moldes, fruta, publicidad, transporte y después de hacer cuentas, te das cuenta de que no tienes el dinero suficiente para iniciar. Gran desilusión, un sueño más que se va volando.

Muchos grandes negocios han sido fundados por personas sin capital, pero con grandes ideas; uno de los errores que muchas personas cometen es guardarse sus ideas por miedo a que se las roben y esas ideas terminan, como la de los helados del ejemplo, congeladas.

¿Qué hacer en estos casos? Una opción es buscar alguien cercano en quien se tenga mucha confianza, un familiar o un amigo. Alguien que confíe en ti tanto como para apostarle a tu idea sin tener resultados concretos aún.

Pero no siempre hay amigos, a veces se debe buscar un tercero o una institución financiera para conseguir el dinero y en ese caso es importante tener suficiente información a la mano, aquí te dejamos algunas cosas que debes alistar para presentar tu proyecto y conseguir el dinero que necesitas

1. Idea de negocio, una definición clara de tu negocio sin enamoramiento, solo la idea cruda.

2. ¿Análisis de los clientes, quienes son sus clientes? ¿Qué les gusta? ¿Cuántos son? ¿Dónde viven? ¿Cuánto dinero ganan?

3. Análisis de la competencia, ¿quiénes son? ¿En qué te diferencias de ellos?

4. Finanzas, ¿Cuánto dinero necesitas para iniciar y en qué los vas a invertir? ¿Qué ganancia va a recibir tu inversionista y en cuánto tiempo?

5. Un cronograma, ¿Cuánto tiempo necesitas para comenzar a devolver el dinero y de qué manera lo vas a hacer?

Con esta información es mucho más fácil que tus posibles inversionistas confíen en tu proyecto y no dependa únicamente de factores emocionales.

Texto escrito para el Banco W.

Léelo aquí

Join the discussion