¡EL CLIENTE NO SIEMPRE TIENE LA RAZÓN!

Esta mañana estuve escuchando a Maria Paula Alonso y me llamó mucho la atención algo que dijo con respecto a las creencias limitantes que nos han sembrado, bien sea en nuestras familias, en las universidades, en la iglesia o en nuestro trabajo.

Yo crecí en Cali, por allá en la década del 90 caminaba la ciudad buscando meterme en la piel el arte, la brisa, la música, y al recorrer la avenida sexta siempre comenzaba por el Teatro Calima, a veces había dinero para entrar a una función, otras veces no porque si lo hacía tenía que irme a píe hasta mi casa, pero lo que siempre hacía era sentarme a ver a los hippies que tenían sus puntos de venta allí frente al teatro.

Recuerdo mucho una tarde de viernes sentado viendo cómo negociaban sus artesanías y la música que vendían; una persona un poco mayor que yo se acercó a preguntar por Guns and Roses, exactamente por Use your Illusion, el vendedor le dijo que él no vendía de esa música, que el vendía rock de verdad que si quería Zeppelin, Rush, The Who o Pink Floyd con mucho gusto, pero que eso no. El comprador se ofendió muchísimo, ya saben las pasiones que despierta la música, y tuvieron un buen alegato que remató con el Hippie diciendo a grito herido ” SI QUERÉS APRENDER DE MÚSICA PREGUNTÁME QUE YO TE ENSEÑO, relajáte que aquí estamos en buena onda”. Primero pensé que él era un mal negociante, que no quería vender, que era caprichoso pero con el paso del tiempo veo desde lejos esa creencia limitante que nos sembraron “el cliente siempre tiene la razón” y cada vez estoy más en desacuerdo, los clientes buscan asesoría, que los acompañemos, que nos pongamos de su lado, no que seamos robots que por darle gusto y facturar hagamos lo que quieren a ciegas.

El cliente no siempre tiene la razón, tiene necesidades y nuestro trabajo es analizar su marco estratégico y así ayudarle a entender cuál es el mejor camino para su organización, así ese camino no nos lleve a la venta inmediata y solo facturemos un par de horas iniciales de consultoría. Esos clientes siempre vuelven, siempre recuerdan quien los asesoró y sobre todo, quién les enseñó.

Como dicen los taitas del Cauca, la cobija debe durar muchas noches.

Gracias por compartir ❤✊

Join the discussion