CINCO MUJERES EN UN CAFÉ…

Mentor publicitario Lobsang Salguero Barrera

Empieza a Escuchar

Mentor publicitario Lobsang Salguero Barrera

Cinco mujeres se reúnen en un café, las acompañan una niña de 4 años y un niño de 5, una de ellas tiene aproximadamente 45 años, cabello negro, brazos blancos y delgados, detrás de su mascarilla se adivina un rostro fuerte que enmarca unos ojos cálidos; tres de ellas son bastante mayores, de cabellos lacados, pintados, afinados, sus blusas son de mangas largas y amplias quizás para ocultar sus gruesos brazos, en los ojos que enmarcan sus mascarillas se ve el paso de los años, las grietas del tiempo enmarcan sus miradas, su piel blanca contrasta con sus blusas color hueso y sus bolsos color miel, intactos, casi nuevos. 

La quinta mujer tiene media nalga en la silla y media por fuera, uno de los niños corre a sus brazos y se sienta en sus piernas, su oscura piel contrasta con el blanco inmaculado de su uniforme, el niño se sumerge en un celular que ella traía en el bolsillo de un saco gris, ya gastado en los puños. 

Las mujeres hablan de sus maridos, de sus viajes pendientes, de la vecina que ya partió a otro plano, del problema de la tia con el arriendo de la casa, nada que le paga esa gente, la quinta mujer ve por la ventana del concurrido café, aún media nalga en el aire y media colindando con una de las señoras mayores. Su mirada se pierde un momento en el lluvioso tráfico, quizás piensa en su regreso al barrio, a lo mejor está calculando el tiempo que le tomará llegar a la estación del MIO donde miles de mujeres como ella, de uniforme blanco impecable regresan a sus hogares a cuidar sus propios hijos. 

Cinco mujeres, dos niños, una nalga al aire; sigue lloviendo en la calle, la tarde cae y la mirada sigue perdida.

Join the discussion