BALANCEANDO EL TIEMPO

Empieza a Escuchar

En las películas nos mostraban un futuro diferente, carros voladores, pizzas instantáneas, robots que lavaban los platos, pero a nosotros nos tocó una pandemia que nos ha obligado a estar en casa todo el tiempo, la sala se convirtió en salón de clases, cine, gimnasio y vimos como nuestras jornadas de trabajo se fueron extendiendo y el descanso se convirtió en algo que no supimos cómo administrar.

El 2020 fue un año de muchos aprendizajes, nos vimos obligados a adaptarnos a nuevas formas de trabajo, entre esas el teletrabajo y con él, llegaron dolores de cintura, ojos resecos, dolores de cabeza y un gran desbarajuste con el manejo del tiempo.

Aprender a balancear el tiempo entre la familia, el trabajo, las labores del hogar, y el autocuidado ha sido uno de los grandes dolores de cabeza y por eso queremos darte un par de tips para que puedas manejar mejor esas 24 horas que trae cada día.

Define horarios: Los horarios nos ayudan a regular nuestra energía, podemos ser mucho más eficientes y sobre todo no nos sobrecargamos con temas relacionados con el trabajo. Esto ayuda mucho a mejorar las cargas internas en la familia, las labores del hogar son responsabilidad de todos y todas, al tener horarios y cronogramas definidos podemos repartir más equitativamente las cargas evitando sobrecargar a uno u otro miembro de la familia.

Vístete para trabajar: Evitar la tentación de estar en pijama o sudadera todo el día es fundamental porque nuestro cerebro tiende a confundirse y nuestros ritmos internos se desajustan.

Listas internas:

Haz una lista de las labores que realizarás cada día, de esta manera puedes dosificar tu tiempo y visualizar en qué estás invirtiéndolo. Esta herramienta ayuda a que tu cerebro no se sobrecargue recordando las tareas y pueda enfocarse en la solución de los problemas. Puedes usar colores para diferenciar temas y eso también te va a permitir de una sola mirada establecer en donde debe estar tu atención.

Por último recuerda:

Es tu hogar y si el gato llora, tu hijo te llama, pasa el camión de la basura o el señor que vende aguacates no es tu culpa y es parte de esta nueva normalidad.

Texto escrito para el Banco W.

Léelo aquí

Join the discussion